Santiago Maldonado tiene 28 años y fue visto con vida por última vez la mañana del 1º de agosto en la Ruta 40 – km 1848; en la Comunidad mapuche Lof, Cuyamen, Provincia de Chubut. Se encontraba apoyando el reclamo de los pueblos originarios por sus tierras.

Ese día más de 100 gendarmes provenientes de los destacamentos de El Bolsón, Esquel y Gral. San Martín formaron parte de un operativo que contó, al menos, con 3 unimog y 14 camionetas.

Testimonios recogidos por la Justicia afirman que agentes de Gendarmería lo capturaron al verlo escondido en un arbusto e incluso hay quienes aseguran que fue golpeado y arrastrado a golpes a un unimog y luego subido a una camioneta, la cual partió con destino incierto. El Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Nocetti estuvo, curiosamente, a 7 km del lugar de los hechos, en la puerta de casco de estancia de Benetton.

Desde ese momento nos preguntamos; ¿dónde está Santiago Maldonado?

El relato de algunos medios

La ausencia de Santiago Maldonado genera grandes indignaciones en la comunidad nacional e internacional. Medios prestigiosos de alcance mundial como Euronews y RT news han mostrado su preocupación por el caso. El 24 de este mes la Fiscalía Federal de Esquel solicitó el cambio de carátula en la investigación a desaparición forzada de persona y desde la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) dictaron una Resolución exigiendo la protección a los derechos a la vida y la libertad al Gobierno Nacional.

Pese a esta situación, en nuestro país, portales web, noticieros, diarios, revistas, el prime time televisivo se esforzaron por construir una fábula diferente a la contada por los testigos. Periodistas, opinólogos y sectores del poder mediático llevaron adelante (y lo continúan haciendo) una campaña de desinformación basada en cuestionamientos a las víctimas, en pistas falsas y calificando a las demandas de la comunidad mapuche como terrorismo; inclusive intentaron hacer ver a Santiago como un extraviado, alguien que se ha perdido y podría estar en cualquier lugar de nuestro país.

No obstante la consigna de Aparición con vida ha tomado más fuerza en las calles, en los barrios, en las puebladas e incluso en las redes sociales.

El Estado es responsable

Fernando Machado, Defensor ante el Juzgado Federal de Esquel, sostiene que existieron varias irregularidades en el operativo, rarezas como móviles no informados, camionetas sin identificación y disparos con balas de plomo.

La ministra Bullrich, en su exposición en el Senado el 16 de agosto, admitió que hubo violencia aunque, en sus palabras, “bajo las reglas del uso racional de la fuerza”, para luego (¿inocentemente?) dar a conocer el nombre de Ariel Garzi, quien había sido declarado testigo protegido. En ese discurso dijo que el Jefe de Gabinete de su ministerio, Pablo Nocetti, “no tuvo nada que ver en el operativo y sólo pasó a saludar a Gendarmería”. El 24 de agosto un audio, vía Radio Nacional Esquel, salió a la luz confirmando la participación de Nocetti el día de la desaparición de Santiago Maldonado.

Patricia Bullrich, Pablo Nocetti y otros funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación

En otra radio local el comandante mayor de gendarmería chubutense, Diego Conrado Héctor Balari, en una entrevista, reconoció haber actuado “en base a los hechos y a órdenes precisas emanadas del Ministerio de Seguridad”. El mencionado Ministerio cuenta con un funcionario cuyas vinculaciones políticas y criminales oscuras completan un prontuario lamentable; tal es el caso de Daniel Barberis quien ingresó a Villa Devoto preso por secuestros extorsivos en los años ’70 y ’80. Ese funcionario fue el encargado, según palabras de la ministra Bullrich, de interrogar a los gendarmes de los destacamentos involucrados en la represión del 1° de agosto.

Dicho Ministerio tiene a Pablo Nocetti ejerciendo la jefatura de Gabinete, abogado que defendió al genocida Etchecolaz, condenado por delitos de lesa humanidad y acusado también de la desaparición de Jorge Julio López. Es decir, entre los encargados de buscar a Santiago Maldonado hay empleados públicos que, o bien, han sido o han tenido alguna ligazón con secuestradores.

El caso Garzi

Ariel Garzi es un testigo fundamental en la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado, a quien conocía muy bien. “Llamé a Santiago –cuenta Ariel en una entrevista-  y alguien me atendió durante 22 segundos, sin emitir ninguna palabra. Se escuchaba una habitación vacía, con ecos, pasos. Y lo primero que se me vino a la mente fue el ruido de botas caminando. En ningún momento me hablaron. Yo lo llamaba a Santiago, a los gritos. La llamada dura 22 segundos y me cortan. Al minuto siguiente volví a llamar, ya me daba como que el teléfono estaba apagado.”

El juez Guido Otranto recibió esta declaración junto con la llamada y la captura de pantalla en el juzgado federal de Esquel y decidió darle la calidad de testigo protegido por considerar que corría riesgo a sufrir represalias por parte de fuerzas de seguridad o parapoliciales pero la propia ministra Bullrich decidió mencionar su nombre en la exposición que dió en el Senado, revelando también los nombres completos de su padre y madre y la dirección legal donde residen. Por esta situación Garzi dejó de ser testigo protegido y decidió hacer pública su situación para proteger su integridad.

El conflicto

La Comunidad mapuche y la empresa multinacional Benetton, dueña de más de 900mil hectáreas en la Patagonia argentina, están en disputa por territorio desde hace algunos años aunque se agudizaron desde el 2015 cuando un grupo de comunidades mapuches se instalaron en el Paraje Vuelta del Río, entre Cholila y Esquel; amparados en los derechos constitucionales que protegen a los pueblos originarios desde su última reforma en 1994. Allí se encuentra la Estancia Leleque de Benetton, lo cual explica los intereses que el enfrentamiento tiene.

La Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) es una agrupación política que reivindica el derecho a las tierras por parte de los indígenas mapuches y apoya activamente las protestas contra Benetton. Esta organización ha sido, precisamente, el blanco favorito de los ataques mediáticos, tildada de terrorista por parte de estos y de algunos sectores gubernamentales.

En este marco tuvo lugar la represión del 1° de agosto.

Aparición con vida

Casi un mes va a cumplirse desde la desaparición forzada de Santiago Maldonado. La sociedad se ha manifestado en todos los ámbitos que le fueron posibles. Hubo marchas tapando las calles exigiendo al Gobierno y a las fuerzas de seguridad una sensibilidad diferente en este caso, hubo adherencias desde varios sectores populares, organismos de DDHH (derechos humanos), la comunidad internacional, el mundo del deporte e, inclusive, las redes sociales. La consigna sigue retumbando como eco adherido al viento proveniente del sur, extendiéndose más allá de las fronteras de nuestro país: Aparición con vida, castigo a los responsables. Humildemente, adhiero a esa demanda.

 

Compartí el Epicentro!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Posted by Gonzalo Catulo