Por Silvia Guerrero especial para Epicentro Mza

En la actualidad, la teorización en educación, avanza de manera troncal hacia el concepto de inclusión como garantía para el derecho a la educación.

Desde los años 80´ la desigualdad social ha sido sospechada de ser la responsable del fracaso escolar. La idea que surge a partir de este diagnóstico es que, las instituciones escolares, deben adaptarse a la realidad de cada sujeto.

Hace un tiempo, han aparecido en el escenario las neurociencias como un nuevo aporte a la educación. Estas explicarían la conducta del niño de acuerdo a lo acontecido en su cerebro durante las primeras etapas del desarrollo. Un abordaje patologizante y biologicista.

Es así que las problemáticas de aprendizaje serían responsabilidad del cerebro no desarrollado correctamente por el niño y su familia, en una transición sin escalas, de culpabilización por el fracaso escolar de la desigualdad social al sujeto. Aún mas sorprendente es la confusión que se genera a los docentes al fusionar ambos posicionamientos, los cuáles son conceptualmente antagónicos.

Se pueden escuchar en capacitaciones frases como “las conexiones neuronales que no se lograron en la primera infancia hacen que a los once años nos encontremos con un débil mental”. Dan por tierra así teorías como la de Vigotsky quien afirma que el aprendizaje es socio-cultural, es decir, es parte de la interacción social: “se aprende con otros y en proceso” (Resolución nº 681/12 D.G.E.).

Se puede concluir, luego de una simple observación, que las actuales gestiones echan mano a disciplinas que no son propias del que hacer pedagógico para avalar sus posturas educativas. Esto es debido a la casi inexistente teorización de la derecha sobre la educación.

Desde la mirada docente esto sería verdaderamente un retroceso si lograra imponerse. A través de las neurociencias se busca justificar las deficiencias en la enseñanza y determinar el futuro del niño sin tener en cuenta que el sujeto aprende, a veces, a pesar de todo condicionamiento.

Luego de una larga carrera docente sigo apostando al sentido último de la educación: un derecho que otorga derechos (Pablo Pineau). Sigo creyendo que a través la educación se pueden torcer destinos que se muestran como inexorables.

Silvia Guerrero

Inspectora Técnica D.G.E Regional Sur.

D.N.I.: 14405328

Compartí el Epicentro!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Posted by Ismael Genovese