El secretario de Bienestar de la UNCuyo se animó a opinar acerca de la nota publicada hace unos días por Diario UNO, y desmintió que la única causa de atraso de los estudiantes universitarios sea principalmente por abandono. 

El pasado domingo 2 de julio, Diario Uno publicaba en primera plana el resultado de un informe que por su tratamiento, despertó la polémica. El informe hace hincapié principalmente a que de cada 100 estudiantes que ingresan a la UNCUYO solo egresan 33. En este sentido, el análisis del diario apunto a señalar que cuánto menos graduados logra una universidad pública en relación a la cantidad de ingresantes, mas inversión se “malgasta” es decir que el rendimiento seria (según Diario Uno) más “pobre” en todos los parámetros que se analicen.

Rodrigo Olmedo es el secretario de Bienestar de la UNCuyo y el encargado de las políticas de inclusión que mantiene la universidad en la actualidad. En relación a la nota publicada y el nivel de ingreso y egreso que actualmente mantiene la universidad, comento: “En los datos que publicaron, existe una relación despareja, un tanto molesta hacia quien la lea, me parece que hay una carga de suspicacia muy importante en esa nota. Hay una connotación bastante negativa del rendimiento académico de los estudiantes de la universidad”.

“Lo que no se contempla en esa nota es que estos estudiantes están inmersos en toda la sociedad, la universidad no es una isla, es un reflejo de una sociedad. Hay una comparación ociosa de la nota con respecto a las universidades privadas, ya que cuando uno desalienta la oferta pública, se busca alentar la privada. Hay una intencionalidad en denostar la performance medida solo en un dato cuantitativo de la universidad pública” resaltó.

Por otra parte, el secretario se ubico en contra de la comparación de las universidades privadas y públicas que intenta realizar la nota: “No es posible compararlos, al contrario habría que comparar cuanto aporta la universidad pública a la sociedad y cuanto la privada en un contexto general. Lo que hay que ver es, (entre otras cosas) cuánto genera realmente la universidad privada en el marco general de la sociedad y si realmente provee al cambio social que estamos necesitando”.

Otro de los puntos importantes a analizar, son los motivos que conllevan a un alumno a abandonar sus estudios, en este sentido, Olmedo agrega que “uno de los principales convenientes con los que se encuentra es la adaptabilidad”, consecuencia de un “divorcio y distanciamiento que ha tenido históricamente el nivel medio con la universidad” afirmó. Además  subrayo que otros de las causas es “la situación de muchas de las universidades públicas vinculadas al presupuesto, a  la estructura docente,  a la edilicia, a factores socioeconómicos, y de adaptamiento por una cuestión de distancia. Son muchos los factores que condicionan a un estudiante a continuar con su carrera. No es solo porque el estudiante no rinda” sentenció.

Es necesario conocer cuáles son las herramientas que brinda la universidad para incluir y mantener la permanencia de los estudiantes universitarios, a propósito Rodrigo destacó: “Tenemos varios programas, uno de ellos es la beca de ingreso y permanencia que apunta a que el estudiante ingrese acompañado por el asesoramiento de un equipo de profesionales como los gabinetes psicopedagógicos de las facultades y alimentación, hospedaje en residencias, ayuda económica. Otro de las becas es la “promoción al egreso” que tuvo un 70% de efectividad y que busca acompañar al estudiante en su último tramo de su carrera”. Por último remarco que “se debería hablar de mayor cantidad de estudiantes para que haya mayor cantidad de egresados” finalizó.

DESCARGO DE LA UNIVERSIDAD

Días después de la polémica nota del matutino mendocino, la Universidad Nacional de Cuyo emitió un fuerte comunicado donde subraya que la institución “produce, desarrolla, transfiere e intercambia conocimientos, practicas y tecnologías acorde con las demandas y necesidades sociales con las políticas públicas nacionales e internacionales con el propio avance científico”.

“En la nota periodística se afirma que la universidad malgasta los fondos públicos. Ante estas acusaciones infundada, la universidad desmiente de manera tajante y afirma que presentar cifras aisladas y descontextualizadas lleva a comparaciones que resultan arbitrarias y superficiales que confunden a la universidad pública”

Por último, resalto que “la universidad es gratuita y se nutre de impuestos pagados por cada habitante que muchas veces no tiene la posibilidad de llegar a ella” y ratifico que no gasta su presupuesto, lo invierte produciendo, desarrollando, transfiriendo e intercambiando conocimientos, practicas y tecnologías acordes con las demandas y necesidades sociales” finalizó.

Compartí el Epicentro!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Posted by Christian Alvarez