La semana pasada, Julio de Vido estuvo en el centro de la polémica y fue sujeto a críticas por propios y extraños que debatieron su continuidad en la banca del congreso. Los medios no estuvieron exentos a la polémica e informaron desde distintas perspectivas la decisión de la cámara.


Nunca es poco interesante observar el tratamiento que los principales medios del país le otorgan a un determinado caso.  Desde su perspectiva, intentan soslayar diferentes posturas que al lector lo terminan confundiendo (lector “objetivo”, por supuesto).  En este caso, el blanco en cuestión  fue el diputado Julio De Vido,  ex ministro de Planificación Federal del gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.  El objetivo, bajar al diputado del congreso por las causas que lo acorralan.

Infobae, fiel a su estilo, arremetió a De Vido luego de conocerse la sentencia y entre sus escritos, el más fuerte apunto: “De Vido salvado: una victoria pírrica de los corruptos. La complicada aritmética de la Cámara de Diputados que, por requerimiento institucional, exige –como debe ser- mayorías especiales para expulsar a uno de sus miembros, protegió ayer al mayor símbolo de la corrupción Kirchnerista, “el cajero de los Kirchner” en palabras de la diputada Elisa Carrió”  resaltaba en sus palabras, uno de los portales mas oficialista de la actualidad.  Además, no perdió la ocasión y  aprovechó para crucificar a la Izquierda por su apoyo al diputado: “La izquierda, por su parte y una vez más se enredó en sus confusiones internas, como pretexto de una pureza ideológica que pocos alcanzan a comprender”, remarcó.

Clarín, sin traicionar sus ideales,  solo se limito a informar lo que había sucedido en el recinto. Entre su artículo periodístico, intento priorizar quienes eran los que habían votado contra de la expulsión de De Vido y luego realizo un extenso análisis de lo que había sucedido en Diputados, haciendo principal énfasis en las declaraciones de los principales artífices de la jornada. Solo una nota fue suficiente para informar lo que había sucedido esa jornada, el resto fueron titulares que contaban de alguna forma, y como especie de revancha, porqué De Vido tenía que ser expulsado de Diputados.

La Nación no fue muy distinta a la gran mayoría, aunque en su nota fue preciso para detallar la votación y no dejo dudas de su posicionamiento. Días más tarde, publico una nota de opinión escrita por el periodista Héctor Guyot  que titulaba:  “Lo que dejó el salvataje de De Vido”, donde opina: “En verdad, asistimos a la comprobación de lo bajo que  ha caído el sistema institucional del país, todavía en parte cooptado por un kirchnerismo que se quiso quedar con todo, y que fue ayudado en esta oportunidad por la mayor parte del peronismo (no son acaso, dos caras de la misma moneda que gira y gira? ) y una izquierda que se ampara en los principios para errar, siempre, con fundamento” opinó el periodista, que no fueron diferentes a la de su diario.

La mayoría de los medios, tal vez inundados en la “coincidencia”, o como si se tratase de una “complicidad”,  tuvieron como objetivo la exposición sin asco de los responsables de “salvar” al ex ministro de planificación de una posible pero derrota expulsión. Sin querer La Nación, en su desesperación lo dejó en clara evidencia, al afirmar  a través de Guyot,  que “lo más importante, es que la votación discriminó claramente entre los que están del lado de la recuperación institucional y aquellos que militan por la corrupción. Una vez más por si hacía falta”.

El destape y Minuto Uno trataron la temática desde una posición similar, pero muy diferente al resto de los medios. El DestapeWeb señaló en su titular “Fracaso en Cambiemos: el oficialismo no pudo expulsar a De Vido de diputados” y en el desarrollo de su nota, deja en claro que fue mas una derrota del oficialismo que una victoria de la oposición.  Por otra parte, ambos medios trataron de focalizar su atención en la “desesperación” del oficialismo por bajar a un diputado, lo que le “quitaría unos puntitos” en las próximas elecciones.

Sin lugar a dudas que no todos los medios coincidieron en el tratamiento de la información, y esto no es ninguna novedad. Debemos estar preparados para una batalla de información que tiene diferentes premisas y especula de diferentes formas.  La lista de medios es larga, podríamos escribir páginas innumerables, el objetivo es observar detenidamente el análisis concreto de los más “importantes” o los más leídos por lo menos.

Compartí el Epicentro!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Posted by Christian Alvarez