Siguen las fuertes críticas hacia el gobierno de Alfredo Cornejo por la polémica campaña sobre la no prestación de la red bus entre los pasajeros.

Un tanto desorganizado, el peronismo local, con sus diferentes aliados intenta llevar adelante una muestra concreta en contra de la medida. ¿Pregonan la solidaridad u oportunismo político?

El artículo 881 del código civil y comercial respalda en buena medida el “pago por terceros”, dejando en evidencia la no punibilidad a la conducta sostenida de abonarle el pasaje a otra persona por nuestra propia voluntad. Resulta un tanto irrisorio y hasta absurdo condenar a un ciudadano por ingresar en la sospecha de no abonar el pasaje del colectivo, cuando aun así las pruebas no lo demuestran. Queda en evidencia el fuerte rol que está cumpliendo la fuerza pública en varias unidades de transporte de los barrios populares de Mendoza. Al ser éste, quien controle el pago del boleto y no así, el inspector de la empresa que brinda el servicio. Entonces la incógnita nace cuando nos preguntamos ¿Quién controla a las empresas privadas de Transporte de Mendoza?.
El gobernador Alfredo Cornejo utiliza a la fuerza pública para tareas que no son del todo primordiales y emergentes en la provincia, o que por lo menos no son trascendentales para el bienestar de la sociedad, dejando en un lejano segundo lugar, los hechos de violencia que sacuden a Mendoza en la cotidianeidad y defendiendo de una manera un tanto disimulada los intereses corporativos, por sobre la salud y la vida de los trabajadores.
Por otra parte, el Peronismo Mendocino que intenta a duras penas reorganizarse en un año electoral, intenta llegar a un acuerdo para sostenerse y a través de la delineación de actividades concretas, comienzan a resurgir nuevas fuerzas generacionales. Un ejemplo concreto es la Juventud Peronista de Guaymallen que está compuesta por diferentes sectores que van desde el peronismo tradicional, La Campora, entre otros. En el mismo sentido, Gastón Aparicio, referente de la Cámpora y candidato a Concejal afirmó: “Hoy estamos todos juntos. Nos hemos organizado, en lo concreto, nos subimos a los colectivos para informarles a los vecinos que prestar la Red Bus nos es un delito sino un acto de humanidad. Hemos tenido muy buena recepción, la gente nos aplaude y nos da fuerza para que sigamos adelante. Ayer Francisco, un jubilado que viaja frecuentemente en la línea T de Guaymallén (recientemente privatizada) planteaba que es muy injusto que se lleven presa a una señora porque alguien le pague el pasaje si ella no tenía el ticket. Los vecinos le reclaman al gobierno más terminales de carga y la entrega del boleto por el servicio abonado.”

Por otro lado, Lautaro Cruciani -Secretario General del Movimiento Evita de Guaymallén- sostuvo que “debemos ser capaces de generar una alternativa y la confianza necesaria para que nos vuelvan a acompañar. Generar las mayorías populares necesarias para retornar al Estado no es una tarea fácil, por eso estoy convencido en que una de nuestras tareas urgentes es construir acuerdos con mis compañer@s del peronismo porque nuestro pueblo está sufriendo y no podemos esperar más, la unidad no se declama se practica”, afirmó el joven abogado.
Es increíble que estemos discutiendo y analizando el accionar de un gobierno que le exige a su pueblo que “no preste su tarjeta red bus” a quien realmente la necesita, valores de solidaridad y compañerismo que sin lugar a dudas carecen en el dia a dia. El pago del boleto debería ser un acto de humanidad que permita estrechar los lazos de solidaridad entre los mendocinos y además deberían ser impulsados desde el estado. Las creencias neoliberales y despóticas que pretenden cortar todo vinculo entre la comunidad y hacer el individualismo un culto, no permiten una sociedad que se desarrolle acorde a valores y derechos humanos básicos para cualquier sociedad que se pretenda digna.
Por último, Pipo Arancibia, de la agrupación “La Néstor” destaco que el peronismo “necesita creatividad”. Además resaltó: esta propuesta que estamos llevando adelante, la hacemos compañeros y compañeras jóvenes, es el aire fresco del peronismo y estamos teniendo muy buena recepción. Por otro lado, es importante ver que las empresas que se han hecho cargo del transporte público y han lucrado con el dinero de los mendocinos no han hecho las inversiones necesarias para instalar bocas de carga de la tarjeta Red Bus. La mayoría de los habitantes de la provincia no tienen oportunidad de cargar su tarjeta con comodidad y rapidez en lugares que estén cercanos a su lugar de residencia” finalizo.

Compartí el Epicentro!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Posted by Christian Alvarez